viernes, 6 de agosto de 2010

La elegancia del erizo- Muriel Barbery


Renée, 54 años, portera en un edificio en un barrio pijo de París. Aparentemente cateta, descuidada, borde y que pasa desapercibida entre todos los ricachones de la escalera. Sin embargo, en secreto lee literatura de esa que se te puede llenar la boca diciendo que la lees, en realidad no ve programas basura, tiene un gato al que adora y es una persona digna de conocer. Paloma, de 12 años, vive en tal edificio y es una niña que intenta esconder su inteligencia para no sobresalirse de la media y, supongo, no parecer aún más un bicho raro. Es muy lista, saber ir más allá para su edad y está intentando decidir qué hace con su vida.
Renée es sin duda mi personaje favorito del libro, me ha parecido harto interesante que quiera esconder su verdadero yo, que cumpla a la perfección eso de "las apariencias engañan" y me ha hecho reflexionar muchas veces, me ha parecido muy humana y me ha caído genial enseguida. En cambio, Paloma no me ha parecido tan real, a lo mejor la autora tendría que haberle dado más capítulos porque ahora veo que no la conozco tanto. Los dos personajes representan muy bien lo que es el título del libro ya que son seres que se protegen pero en su interior son frágiles y solitarios. Otro personaje que me ha gustado es el señor Kakuro que le da un soplo de aire fresco tanto a una de las protagonistas como al relato, me ha caído muy bien y me imaginaba su casa perfectamente. La anécdota del Confutatis me ha hecho reír, ciertamente.
No voy a decir que el libro me ha decepcionado terriblemente, porque no es así, pero sí tengo que reconocer que el ser tan alabado por la crítica, reconocido entre libreros... no sé si es de recibo. Me explico: el libro me ha gustado, la estructura está bien, al menos a mí me gusta que hayan varias voces en un libro, diferentes puntos de vista, el final me ha gustado (creo que es lo que más me ha gustado del libro) pero la travesía para acabarlo me ha parecido un poco aburrida y que no aportaba nada de bueno para lo que yo creo que eran los puntos fuertes de la novela: Renée, la portera, y Paloma, la niña superdotada.
Está muy bien que en un libro se hable de filosofía, arte, es más, ¡me encanta! pero en esta obra he tenido la extraña sensación que muchas veces las divagaciones de la portera no llevaban a ningún sitio y que solo servían para que la autora se luciese en cuanto a sus conocimientos. Esa es una de las razones por las que incluso me sorprende que se haya convertido en un best seller ya que, o mucho me equivoco o la gente no suele leer libros plagados de referencias literarias, artísticas y culturales.
Ah, cuando la autora me firmó mi ejemplar miró la cubierta con un asco... jajaja le pregunté en mi francés catastrófico y casi ya inexistente si no le gustaba y dijo que para nada... y por las imágenes que he visto en Google creo que en la francesa no tenía apenas dibujos ni imágenes. Ahí le doy la razón, la niña da miedito jajaja
Nota: 6'5
Lo mejor: Renée y el final, me pilló por sorpresa.
Lo peor: Me costó mucho que me gustase el relato, mucho más allá de la mitad del libro, y luego, las cosas pasan muy de prisa. Creo que se ha excedido hablando de filosofía algunas veces.

16 aportaciones valiosas:

Bookworm dijo...

Vero, para hacer esta reseña has hurgado en mi cerebro ¡confiesa! ¡ja,ja! Es que tenemos exactamente la misma opinión. Mi personaje favorito, por supuesto, Renée. No entendía porque tenía que ocultar sus "conocimientos", me pareció muy triste, la verdad. La niña hubo momentos que me parecía demasiado increíble y resabida. También me costó mucho entrar en la historia y aunque estoy contenta de haberlo terminado se me hizo muy aburrido en determinados capítulos. No lo tengo reseñado en el blog, pero creo que no hubiera pasado de valorarlo con un "aprobado" y gracias al final que me sorprendió como una bofetada.

Vero dijo...

Bookworm, ¿no me digas? jeje
A mí la niña también me pareció un poco increíble a veces, y además creo que no la conocemos lo suficiente.
El final es lo mejor, yo le he subido ese medio puntito por el final justamente.

Luisa dijo...

Pues me dejáis preocupada! Terminé comprando este libro por tan buenas críticas, recomendaciones de libreros y opiniones de lectores, aunque todavía no lo he leído. Pero bueno, le daré su oportunidad, aunque me fío bastante de vuestra opinión.

Vero dijo...

Luisa, ya verás que hay mucha gente a la que le ha encantado, pero hay opiniones de todo tipo. No es una lectura mala, por eso.

Besos,

Goizeder Lamariano Martín dijo...

A mí este libro me gustó, tampoco es que me entusiasmase, pero me gustó mucho más Rapsodia Gourmet. Lo tengo reseñado en el blog, por si queréis echarle un vistazo. Es cierto lo que decís, las buenas críticas son un arma de doble filo. Crean expectativas muy altas y, a veces, por ello, también decepciones muy grandes. Un abrazo.

Cuéntate la vida http://cuentatelavida.blogspot.com

Vero dijo...

Goizeder, creo que ya le eché un ojo a tu reseña, pintaba bien. Yo no sé si esta vez ha sido decepción por las críticas positivas que ya había leído del libro pero bueno, me quedo con Renée y el final :)
Besos,

Isi dijo...

Me lo regalaron las navidades pasadas y lo empecé en el autobús camino de la la quedada bloguera de Madrid. NO sé si fueron los nervios o el viaje o yo qué sé, que dejé el libro a la mitad porque no me estaba gustando.
Lo empezaré de nuevo para darle otra oportunidad, a ver qué tal.

Vero dijo...

Isi, podrías acabarlo, a ver si te gusta como termina :)

Soledad dijo...

La verdad es que lo empecé una vez y no me convenció demasiado, por lo que decidí dejarlo y retomarlo en otro momento, aunque me parece que ese momento está cada vez más lejos.
Sludos,

Vero dijo...

Estoy sorprendida de nuevo, pensaba que iba a ser yo la rara al no convencerme del todo (sobre todo el principio).

Gracias por el comentario, Soledad!

María dijo...

A mí el libro me gustó muchísimo. Tenía miedo que no fuera así, pero para nada. Es cierto como dice Goizeder, que hay que tener cuidado con las expectativas que se generan en torno a algo. Aún así me gusta tu reseña.

Un beso!

Vero dijo...

María, mil gracias guapi. La verdad es que las expectativas son importantes, cuántas veces nos habrá pasado que hemos previsto una cosa y después chasco al canto..-

Un beso!

Ismael Cruceta dijo...

Vero, jejeje, la edición francesa (al menos la que yo tengo) no tiene ni dibujos ni imagen en la portada ni nada. Es muy sencilla. Está, efectivamente, da miedito, jajaja. A mí también me sorprende que sea un best-seller, la verdad, eso sí, creo que me gustó más que a ti, los personajes de Renée y Paloma me encantaron y la historia en sí también, todo el mensaje de las falsas apariencias, etc...

Yo lo reseñé hace bastante tiempo ya en Cajón de Historias.

Besoss!!!

Vero dijo...

Ismael, por eso me miró la mujer con una cara... jaja
Me paso a ver tu reseña, haces bien en decírmelo porque si no se me pasaría.

Besos,

Carmen dijo...

Uy, que poquita nota me parece para esta maravilla de libro. Es que ya sabes que a mí me apasionó...
Un beso, Vero.

Vero dijo...

Sí, Carmen, ya sé que a ti te encantó... pero es que solo me encandiló el final, el resto me pareció muy normalito.

Besos guapa,