domingo, 3 de mayo de 2015

Amor, curiosidad, prozac y dudas- Lucía Etxebarria

Ya puedo decir que he leído un libro de esta autora que tan mal me cae. Recuerdo que en uno de los retos de Meribélgica se tenía que leer un libro de un autor que te cayera mal, y aunque yo nunca acabé el reto y no pude completar esta categoría, siempre supe que mi escogida hubiera sido esta señora. Ya sabéis lo malos que son los prejuicios, pero no puedo evitarlo, esta señora abre la boca y me recorre un escalofrío por el cuerpo. Lo siento, me cae fatal, y sea lo que sea lo que diga, me va a parecer una mierda -hablando en plata. 
Qué curioso porque al leer ésta, su primera novela, no me he encontrado con un libro totalmente rechazable. Tampoco es que haya sido la lectura de mi vida, y de hecho me encontré un montón de prototipos manidos, pero os tengo que decir que es un libro pasable; mejor de lo que esperaba.
Una de las cosas que no me gustan de Lucía Etxebarria es las ganas de demostrar su feminismo. Pienso que el ser feminista no tiene que implicar poner por debajo al género masculino, ni sólo querer el triunfo de la mujer. Para mí ser feminista es que ambos géneros sean iguales, de valorados, de criticados, de estimados... Me viene a la mente eso de tener el mismo número de ministros que de ministras; pues no oiga, me da igual si hay más mujeres que hombres o viceversa, lo que quiero es que esas PERSONAS sean las mejores en su puesto, y ya. Y no quiero que me entendáis mal, yo abogo por las mujeres porque hemos estado mucho tiempo en la oscuridad y no se nos ha tomado en serio, éramos ciudadanas de segunda, pero todo con mesura.
Y con respecto al libro... los capítulos van alternando las voces de tres hermanas, cada una muy distinta de la otra, que básicamente nos muestra las diferentes personalidades y formas de afrontar la vida de éstas. Una de ellas tiene una carrera profesional impecable pero aún así no es capaz de encontrar la felicidad. La segunda está sumida en una depresión e intenta ahogar sus penas en el sexo, la bebida y las drogas. Y la tercera ya no soporta su matrimonio y está aburrida de su supuesta vida perfecta y se ayuda del prozac. 
Como veis son tres puntos de vista muy diferenciados que representan bien el retrato de la mujer hoy en día. El libro nos presenta tanto su presente como su pasado, que hace que sepamos cómo han llegado a su situación actual y nos describe situaciones duras y cotidianas que dan que pensar.
Nota: 6
Lo mejor: La historia está bien hilada y son mujeres interesantes. Se lee fácilmente y nos habla sin tapujos de la libertad de las mujeres, la violencia de género, la soledad...
Lo peor: Hay algunos prototipos un poco manidos y la historia de una de las hermanas no es tan interesante, para mí. 

miércoles, 29 de abril de 2015

Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer- David Foster Wallace

Le tenía muchas ganas a este autor, sobre todo a su novela La broma infinita, pero el pasado Sant Jordi me regalaron uno de sus libros de no ficción, en concreto este libro de ensayos tremendamente divertido. Me ha recordado a Hunter S. Thompson por su estilo irónico y, como no, porque une dos géneros: el de la literatura y el periodismo.
En Algo supuestamente divertido que nunca volveré a hacer nos encontramos a un reportero inmerso en un crucero de lujo por el Caribe en el que tiene que probar toda clase de actividades y dejarse llevar por los placeres y cuidados ofrecidos en él para escribir un reportaje.
Es un libro muy entretenido a pesar de que trate sobre una estancia en un crucero; todos sabemos que lo que se puede hacer en un crucero no es paradigma de la "juerga padre". Sin embargo, con su especie de diario, con larguísimas anotaciones de página desternillantes, consigue retratar las "turistadas" que llegamos a hacer, que son poco menos que estrafalarias cuando gozamos de un all inclusive. 
Os aseguro que te partes de risa porque todo el mundo está disfrutando como loco con las competiciones de tiro al plato, con las excursiones típicas y aburridas, con las cenas de alto copete acompañadas de los mejores manjares y la compañía del capitán, del clima sofocante caribeño, con la gran suerte de estar con una tripulación impecable... y David Foster Wallace critica todo, flipa con que él sea el único que ve que esa forma de felicidad es absurda. Todo le parece una farsa y con su grandes descripciones de absolutamente todo -datos técnicos del buque incluido- consigue hacerte reír a carcajadas. 
Es un libro muy recomendable, una crítica muy aguda de qué es la felicidad y lo cuestionable que es ésta en todo caso. Me ha encantado porque yo soy de la opinión de que la perfección absoluta cansa y encuentro la belleza en cosas que quizá no lo son, pero que tienen un cierto encanto que las hacen perfectamente imperfectas. 
Nota: 8
Lo mejor: Me he reído mucho con todo el libro. Me ha encantado su estilo irónico y criticón y cómo ha transformado algo tan poco atractivo como el viaje de un reportero teniendo que escribir una especie de informe de cómo es un crucero, en algo absolutamente divertido y profundo.
Lo peor: No sabría decir nada malo. Hasta las larguísimas anotaciones, que hacen incómoda la lectura (ya que son anotaciones a veces de dos páginas y tienes que volver atrás), son una característica curiosa y genial del escritor.

Un saludo.

domingo, 26 de abril de 2015

La canción de la semana #15


Mientras voy redactando algunas reseñas y voy visitando de nuevo vuestros blogs, os comparto la música que estoy escuchando en este momento. Ambas son grandes canciones, espero que las disfrutéis conmigo en esta tarde de domingo y cojáis fuerzas para la semana. Pensad que es un poquito más corta para algunos afortunados. Son Still got the blues y Parisienne walkways del ya desaparecido Gary Moore.  ¡Feliz domingo!





sábado, 18 de abril de 2015

¿Retorno a La Entropía de Vero?

Llevo ya algunos meses pensando en volver a reinsertarme en la blogosfera, pero no ha sido hasta estas pasadas semanas que casi* he tomado la decisión de volver. He sentido la necesidad de volver a leer vuestros blogs, de escribir aunque sean mini reseñas de los libros que he ido leyendo durante estos dos años de inactividad, descubrir junto a vosotros las novedades literarias que van surgiendo -y de las que estoy TAAAN desconectada.
Como he dicho unas líneas más arriba, han sido dos años de inactividad, de desenganche total. Desde que empecé a trabajar hace ya cinco años a tiempo completo vi reducidas mis horas de ocio, y por lo tanto de lectura (que ya sabéis que yo nunca he leído muchísimo) y en estos dos años pasados habré leído 20 libros como mucho, ¡JA! 
Y aún os vais a reír más. Me pasaron la dichosa trilogía de Mr. Grey y yo, que siempre he estado en contra de este tipo de libros, la devoré. Y después de leerla, empecé a devorar ya otro tipo de libros más de mi estilo, como los que acostumbraba a leer cuando escribía por aquí. Me da hasta vergüenza decirlo pero esos libros -que están fatal escritos- me hicieron recordar mi pasión por la lectura de nuevo. Increíble pero cierto.
Y aquí estoy de nuevo. DESEANDO volver a entablar conversaciones literarias con vosotros (de los que he sabido más o menos por otras redes sociales), DESEANDO que me perdonéis y acojáis en vuestro dominio y DESEANDO ponerme al día; que ya no me acuerdo como iba todo esto jaja

*ahora espero no vaguear y empezar a retomar el hábito.

Un besazo enorme y hasta pronto,