martes, 3 de julio de 2012

El koala asesino- Kenneth Cook

Tras una larga ausencia por trabajo y más trabajo -que siempre se agradece en los tiempos que corren- por fin tengo el tiempo necesario para ponerme a leer. Estamos a julio y llevo, qué, ¿5 o 6 libros leídos? Ya no tengo ese tiempo de lectura del tren, tan anhelado por mí, y por la noche caigo rendida. Bueno, mejor dicho... caía, ¡que estoy de vacaciones! Menos mal, llevo dos días de relax y ya me he leído este libro. No nos damos cuenta de lo que nos gusta la lectura hasta que no tenemos ese tiempo para nuestro hobby favorito.
Este libro de "relatos humorísticos de la Australia profunda", como dice el subtítulo, fue mi regalo de Sant Jordi este abril pasado. Ya se sabe que el humor es muy subjetivo y que para mí algo puede ser desternillante y para ti un muermo, pero bueno, era un libro que quería, de relatos, sobre animales, ambientado en Australia... todo eran detalles que me llamaban. 
El autor, Kenneth Cook, fue un bebedor nato, aventurero, escritor, periodista, fotógrafo... Su empeño en recorrer su tierra, Australia, le proporcionó unas anécdotas la mar de curiosas que decidió incluir en este libro de relatos. Ha escrito muchas obras aunque en España no se le haya traducido hasta ahora, y se dice que tardó en hacer El koala asesino porque las historias que encontramos, a pesar de ser autobiográficas, son tan difíciles de creer por lo cómicas y absurdas que son, que le daría apuro al hombre. 
El libro es muy fácil de leer puesto que son pequeños relatos, sin conexión entre ellos que acostumbran a tratar sobre anécdotas singulares que Cook vivió durante sus viajes. Casi todas se caracterizan por estar protagonizadas por algún animal de la fauna australiana: como el koala que parece ser muy mono pero tiene una mala leche increíble, el elefante que necesita un enema porque está a punto de explotar, un cocodrilo enorme o las temibles serpientes australianas. 
Los relatos son entretenidos, simpáticos, pero a mí no me han hecho reir como tal, bueno, para ser exactos, me he reído con 3 de ellos: Viajes en camello: Cinco dólares (que me pareció muy cómico y diferente), Cien botellines (sobre un hombre terco que hace la apuesta de beber 100 botellines de cerveza en una hora) y Encuentro en el arrecife (en el que te ríes de las desgracias del pobre autor, que casi es obligado a bucear entre tiburones, peces mortíferos y otras especies peligrosas). Destacaría estos por encima de los otros trece relatos, que supongo que me habrán parecido tan inverosímiles que ni me han hecho gracia.
Vaya, un libro que para mí no es imprescindible pero con el que tampoco me he aburrido.
Nota: 6
Lo mejor: Cómo cuenta el autor estas anécdotas, que parecen sacadas de su imaginación pero que al haberlas vivido les saca punta como nadie.
Lo peor: Risas aseguradas, no, con perdón. Entretenimiento, vale.

Un saludo.

12 aportaciones valiosas:

Lady Boheme dijo...

Me suena haber visto una reseña ya antes... pero no me termina de convencer. Precisamente por lo que comentas, que el humor es tan subjetivo... buff.

Me alegro de que estés de vacaciones y puedas leer, ¡disfrútalo!

¡Besos!

Vero dijo...

Sí, Lady, yo de hecho he visto reseñas en las que dicen que se han partido de risa. Es cierto que a mí es difícil hacerme llorar o reír a carcajadas con un libro, pero bueno...
Besos y gracias,

JUAN dijo...

Me alegro de volver a leer una entrada tuya, Vero. Y mucho más me alegro de que sea por el exceso de trabajo, algo raro en estos tiempos.
En cuanto al libro, quizás me haga con él y lo añada a la lista.Ahora sólo leo en formato electrónico epub, me cunde más.
Ayer terminé "Palmeras en la nieve", y ya he comenzado "El cliente": ya estoy atrapado y sólo llevo 30 páginas.
Un beso y felices vacaiones, guapa.

Vero dijo...

Como siempre, gracias Juan. Lo bueno es que en septiembre parece que tengo trabajo de nuevo, yo ya me veía en paro permanente... así que no tengo tiempo de leer, bueno será.
"Palmeras en la nieve" lo leí hace unos meses y me gustó mucho, iré a tu blog a ver tu reseña ;)
Besos,

Icíar dijo...

La mini biografía del escritor ya promete, jeje, seguro que no escribe algo corriente :P
No soy mucho, de todos modos, de fábulas, salvo una Regelión en la granja, pero bueno, tomo nota, aunque me influye que no te haya encantado.
A seguir disfrutando de libros, que se te echa de menos :D

Vero dijo...

Icíar <3
Yo también os echo de menos, pero no podía dar más de mí, llevo 6 meses agotadores. Él autor parece que fue todo un personaje, yo tampoco lo conocía y me llamó la atención enseguida.

Un beso.

Kristineta! dijo...

Bueno, pues como no te ha parecido extremadamente bueno y a mi no es que me llamen mucho la atención los libros de relatos, no creo que lo vaya a leer, así que no lo anoto. Besos!

Vero dijo...

Hola guapa, bueno, seguro que te esperan lecturas igual o incluso mejores que esta, un beso y feliz verano.

Leer sin prisa dijo...

Desde luego es el riesgo que se corre con los libros sobre humor, dependiendo de nuestro propio humor le encontramos la gracia o no. Para mi, y lo repito en todas partes, no hay libro con el que me haya reído tanto como con Wilt, de Tom Sharpe.
Este que nos traes me suena de algo. Desde luego, pinta de entretenido, tiene.

Vero dijo...

Sí, es entretenido. Es de esos que se leen solos. Yo también me reí mucho con Wilt, es verdad, qué situaciones jaja

Carol dijo...

Me pasa algo parecido, para los libros de humor soy muy mía y normalmente no me hacen ninguna gracia los típicos libros superventas con los que todo el mundo dice que se ha reído mucho. Aún así me llaman varias cosas de este, el tema de las anécdotas, los animales y Australia, si me tropiezo con él creo que le daré una oportunidad. Bsos

Vero dijo...

Yo por ejemplo tengo miedo a comprar "Maldito karma" o alguno de estos, por eso mismo, por temor a que si no me hace gracia la lectura del libro es, por así decirlo, inútil; ya que el propósito del libro es hacerte reír.
Dásela, espero que te guste. Besos.