viernes, 25 de marzo de 2011

Lamentaciones de un prepucio- Shalom Auslander


Tuve que cambiar uno de los libros que había escogido para el monográfico, Happiness, ya que no sé dónde lo habré metido (¡cuánto me fastidia!). No obstante lo reemplacé en seguida por una de mis últimas adquisiciones: Lamentaciones de un prepucio de la editorial Blackie Books que tanto me agrada. Para empezar, lo primero que ya me hizo gracia fue el título, que como poco es chocante, y lo segundo fue la cubierta, que es simplemente genial. Jaja cada vez que veo a los dos judíos dibujados de esa forma me parto.
Estas son las memorias de juventud del autor, Shalom Auslander, contadas en clave de ¿humor?. Eso espero porque si de verdad vivió esa tortura de infancia debido a las creencias religiosas de su familia, su entorno e incluso él mismo, es para pegarse un tiro. Para que os hagáis una idea, desde su nacimiento Shalom vivió en sus carnes lo que es judaísmo ortodoxo; extremo. Al leer cosas como que de pequeño uno de sus exámenes era detallar las bendiciones que se tenían que hacer antes de, por ejemplo, comer cereales con leche, y que se rompía la cabeza para saber qué se tenía que bendecir primero, si la leche o los cereales... bueno, este hecho ya me hizo partirme de risa.
Era un niño privado de todo y pronto se desvió de su destino pecando a mansalva: leía revistas pornográficas, comía todo tipo de comida -cuanto menos kosher, mejor- y maldecía a Dios a cada minuto. Pero lo más divertido no es que se salte las reglas, si no que Shalom seguía creyendo en Dios y sobre todo le tenía mucho miedo por aquello de que: "¿y si existe de verdad? ¿si realmente está viéndome y nos castiga? ¿y si nos mata a todos?". Cada vez que se saltaba los mandamientos iba a comprobar corriendo que ningún miembro de su familia hubiera sido asesinado. ¡Qué locura!
El autor ha ido intercalando capítulos de su infancia y juventud con la actualidad en la que está casado con Orli y están esperando un hijo. Shalom duda sobre si su hijo debería seguir la tradición judía o si deben pasar del Dios vengativo y no circuncidarle. ¿Qué podrá más su rebelión a la religión o su miedo a ésta y su máximo exponente: Dios?
El libro me ha hecho reír, asustarme de lo que tiene ser seguidor profundo de cualquier religión, aprender cosas sobre el judaísmo e incluso sonrojarme de las barbaridades que llega a pensar Auslander. No recomiendo el libro a gente con convicciones religiosas (diría que de cualquier tipo) porque aunque carga contra el judaísmo ortodoxo, yo creo que cualquier religión al extremo se refleja en el libro. Por eso mismo he sentido pena ya que con las desgracias que hay en el mundo y lo difícil que es "vivir", solo me faltaba tener que supeditar mis decisiones a "alguien" que no sé si existe y temer las posibles consecuencias.
Hay frases dignas de mención como:
“No puedo evitar darme cuenta de que cada vez que empiezo a avanzar en mis relatos sobre Dios, aumentan los ataques en Israel, y me siento culpable y me interrumpo. ¿Estoy causando yo esos ataques? ¿Es Dios que me está enseñando qué pasará si le cabreo?”
Cuando llaman a su mujer, Orli, para contarle que hay más probabilidades de las normales de que su hijo nazca con síndrome de Down, Shalom dice:
"No lo entiendo. ¿Es posible que alguien se dedique a eso? ¿Que alguien se despierte, se cepille los dientes, se tome un café y se pase el día haciendo llamadas y diciéndole a la gente que sus hijos no nacidos tienen síndrome de Down? ¿Por teléfono? ¿Qué clase de trabajo de mierda es ése? ¿Cómo consigues ese trabajo? ¿Le arrancas todas las patas a una araña y la arrojas dentro de una taza?"
Ya me encantó Cosas que los nietos deberían saber y este me ha gustado. Ojalá me hubiera llegado el de los Simpsons del Círculo de Lectores, porque tenía buena pinta, pero los de Círculo desaparecieron... En fin, Blackie Books me gusta mucho.
Nota: 7'5
Lo mejor: Lo que me ha hecho pensar acerca de las religiones y que me he reído en diversas ocasiones, que era lo que buscaba.
Lo peor: Quizá lo fuerte que me parecen sus declaraciones. Me quedaba anonadada con sus "Jódete, Dios". Y eso que yo no soy creyente... En definitiva: nada muy negativo, es un libro original.

25 aportaciones valiosas:

Tatty dijo...

Lo había visto en algunas páginas pero nunca me había parado a leer su argumento porque el título me parecía tan extraño... pero por tu reseña parece bastante interesante para ser tenido en cuenta. Saludos!

Vero dijo...

Es gracioso, sí. Es que por el título no puedes pensar si te va a gustar o no jeje Un saludo.

Lillu dijo...

Pues no me suena, pero es verdad que ya el mismo título hace gracia :D El humor veo que quizás se parece un poco al de Woody Allen, no? Que como también es judío, igual es algo inherente a su etnia XD

saluditos

Vero dijo...

Sí, Lillu, de hecho lo comparan pero para mí Woody Allen es mucho más satírico y con un humor más "inteligente". Besos

Gww dijo...

Vero, lo tengo pendiente desde Navidades y ya tengo ganas de pasar a leerlo en cuanto termine con el que estoy ahora.

Gracias por saber transmitir tu pasión.

Vero dijo...

Pues a ver si lo lees, me gustaría saber tu opinión, que no conozco a nadie que lo haya leído. Saludos.

Saramaga dijo...

Me lo apuntó, a ver si echamos unas risas... jeje. Un besito!

Vero dijo...

Eso, que reír es bueno :) Besos

Carmina dijo...

Supongo que habrá usado el humor para un tema que a él sin duda le ha marcado muchisimo y le sigue marcando, cualquier extremo es malisimo y por ende peligroso, se trate de la religión que se trate, me has hecho ganas de leerme este libro, proque necesito, risas, así que lo buscaré y ya te contaré

Antonio Cabello dijo...

Me lo apunto. Un inciso, una cosa son las convicciones religiosas y otras el fanatismo. Puedo reirme perfectamente de la religión, en mi caso católica, sin que ello sea incompatible con mis creencias que, por otra parte, no son muy ortodoxas.
Un beso.

Isi dijo...

Vero: he visto este libro por ahí pero nunca me había llamado la atención. Tanto es así que ni siquiera había leído reseñas hasta que lo has comentado tú. NO sé qué decirte porque el tema de las religiones, aunque sea con humor, no lo soporto, pero claro, dices que está divertido y tal... En fin, si alguna vez lo veo en la biblio igual me animo.
Lo que nos transcribes promete, esa es la verdad...

Vero dijo...

Carmina, estoy segura que le ha marcado mucho porque si realmente fue así su infancia es de traca! Espero que te guste ;)

Antonio, a mí lo que me da "miedo" son los fanatismos porque creo que no son positivos en absoluto. Si lo lees ya contarás. Saludos!

Isi, a mí el tema de la religión me interesa porque ves diferentes puntos de vista. Eso sí, si el libro es pesado tampoco lo soporto... este libro se me ha hecho llevadero. Besos.

Carmen dijo...

Con ese título me imaginaba un libro totalmente diferente. A medida que iba leyendo tu reseña me acordaba de "Cosas que los nietos deberían saber", que mencionas tú al final. Ese mismo ¿humor? Tomo nota, aunque no voy a leerlo por ahora, que ando liada con mi lista de pendientes...
Un beso,

Vero dijo...

Pues me gustó un poquito más "Cosas que los nietos..." pero porque Eels me pareció muy interesante. El humor de este es más ácido y punzante pero tiene buenos momentos.
Besos

Luisa dijo...

Por el título no me habría fijado nunca en este libro, pero parece ideal para echar unas risas. Además las ediciones de Blackie Books son muy buenas.
Lo tendré en cuenta. Un beso.

Vero dijo...

Sí, Luisa, la edición me encanta :) Me tientan mucho los libros de esta editorial, la verdad. Espero que si lo lees te rías mucho. Besos.

María Rosa dijo...

Después de leer tu reseña, me han entrado ganas de leerlo. Mañana me paso por la librería.
Saludos

Rosalía dijo...

Ya te dije en otro post que le tengo ganas al libro, y supongo que la próxima vez que entre en una librería me lo traigo a casa ... :)

bsos!

Vero dijo...

Chicas, ya me diréis si os gusta, espero que os riáis, os asombreis y aprendais como yo. Besos.

Wayaiu dijo...

Vi en el reto que lo habías leído y me llamó muchísimo la atención el título. La palabra "prepucio" tiene para mí una sonoridad hilarante. El caso es que al leer ahora tu reseña tengo aún más curiosidad. A mi larga lista de pendientes que va. Muchas gracias. ^_^

Vero dijo...

jaja cierto, el título ya te hace parar la atención y piensas: a ver qué locura de libro va a ser jeje
Mi lista es, supongo, igual que la tuya: infitaaaaa! Besitos.

Icíar dijo...

Me parece genial. Si ya es uno de esos que tengo en la lista de la próxima compra, con tu reseña, ya me has hecho reír. Dices que no es recomendable para personas creyentes, y fíjate que bien les vendría también, porque, es que la literalidad da esos frutos que comentas tan graciosos.
En fin, querida, qué ganas que le tengo.
Besos

Vero dijo...

Icíar, es que creo que si a mí ya me han chocado sus comentarios, imagínate a una persona creyente (sea la religión que sea)...
Espero que cuando lo leas disfrutes y te rías con él, de él, y de todo jeje Besos

Syl dijo...

La verdad es que después de leer tu entrada me han entrado unas ganas enormes de leerlo!

Vero dijo...

Syl, pues sal a la calle y cógelo de la biblio o cómpralo jeje :D