sábado, 12 de mayo de 2012

Títulos que marcan

El otro día Ismael me dio una idea acerca de los títulos de los libros que leemos. Y es que siempre hablamos de la edición, de una cubierta que nos atraiga, pero los títulos también son primordiales ya no solo a la hora de escoger un libro si no ya simplemente para que te fijes en él en la biblioteca/librería.
A mí personalmente los títulos largos me tiran un poco para atrás, y ahora a bote pronto pongo por ejemplo "Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fueramos tú y yo" de Albert Espinosa, "El frío modifica la trayectoria de los peces" de Pierre Szalowski. O si no también rehuyo bastante títulos que me indican que podría ser una novela tipo best-seller histórico, tipo "El séptimo secreto egipcio", "El último templario" (me invento los nombres, o al menos si existen estos libros, no me refería a ellos).
Podéis aportar títulos tremebundos a la causa, yo estoy tirando de disco duro y estoy últimamente mal de memoria...
En cambio, por contra, hay títulos que ya te incitan al menos a que hojees el libro, piensas: "Wow, parece interesante". Estoy pensando en "Almas grises" de Phillipe Claudel, "Shakespeare nunca lo hizo" de Charles Bukowski (¿el qué no hizo?) -así como "La senda del perdedor" o "El capitán salió a comer y los marineros tomaron el barco"-, "Los renglones torcidos de Dios" de Torcuato Luca de Tena, "La soledad era esto" de Juan José Millás, "Boquitas pintadas" de Manuel Puig, "Noches insomnes" de Elizabeth Hardwick, "Cien años de soledad" de Gabo, "Amor se escribe sin hache" de E. J. Poncela, "Escupiré sobre vuestra tumba" de Boris Vian, "El hombre que fue jueves" de G. K. Chesterton, "Almas muertas" de Nicolai Gogol, "Pregúntale al polvo" de John Fante y "Grandes esperanzas" del célebre y celebrado Charles Dickens; por poner algunos ejemplos.
Añadid si queréis, ¿eh? Y como siempre, a unos nos llamará una cosa y a otro, otra, evidentemente.
Ya otro tema es cómo se llama el libro (o película) en versión original y cómo nos llega a los lectores que leemos la novela traducida. Tremendo tema de discusión también.

25 aportaciones valiosas:

Tatty dijo...

Pues a mí me pasa lo contrario que a tí, los títulos largos y extraños me atraen poderosamente...

Icíar dijo...

A mí me influencia la portada y el título elegido una barbaridad, pero es que en cierto modo es normal que pasa. Supongo que una vez terminado el libro, uno se pone a pensar en una portada atrayente, y en un título impactante, y ahí está la parte comercial, el que lo piensa, creo que debe de tener en mente qué tipo de público oretende atraer, así que si pone "el séptimo secreto egipcio" o e "el último templario", pues ¡Vamos! no está pensando en ti como público, busca otro perfil. Y ya no eas con las novelltas rosas. Hay portadas que nada más verlas, a no necesito ni leer el libro. No voy a ser racista, jajaja, así que lo tomaré como que al del marketing, directamente yo no le intereso como clienta.
Me ha gustado omo te ha quedado el tema relacionando tanto título.
Abrazos

Isi dijo...

A mí los títulos extraños, en general no me hacen salir corriendo, pero claro, depende del título; me tiene que gustar.
En cuanto a títulos atrayentes, aunque quizás lo diga también influenciada porque el libro me gustó mucho, yo aporto "Saber perder". No sé, tiene algo que te hace querer saber más.

Carmina dijo...

Yo no tengo claro que tiene que tener un titulo para atraerme, porque no encuentro una pauta común en las elecciones que hago, pero si es verdad que el titulo es muy importante

Jorge Andreu dijo...

Yo le eché el ojo hace unos meses a un título que me atrajo desde el primer momento: País de sombras, de Peter Matthiessen, del que no sé sino dos cosas, que tiene 1200 páginas y por tanto es candidato a lectura para el verano -como tantas-, y que ganó el National Book Award en 2008. De lo demás, ni he leído ni he querido informarme: es, creo, de esos libros que te llaman desde el principio y conviene no saber nada hasta terminar de leerlo. ¿No te pasa a ti también eso de enamorarte de un título antes que de un libro?

Un beso

Jorge Andreu

Lillu dijo...

A mí no me disgustan especialmente los títulos largos y algunas veces incluso me intrigan más que uno corto. Pero creo que ya he comentado alguna vez que mis elecciones aleatorias las hago la mayoría de las veces por las portadas :D

Y lo que comentas de los títulos originales, fíjate que me molesta muy a menudo en las películas, pero en los libros nunca me he parado demasiado a pensarlo.

saluditos

Lola Mariné dijo...

Pues a mi sí me gustan los titulos largos, los encuentro muy ingeniosos en muchos casos.
Estoy de acuerdo con "El capitan salió a comer y los marineros tomaron", fue el titulo lo que me animó a leerlo.
Otro titulo que me encanta es "Nunca fuimos a Katmandú", jajaja.
Besos

Vero dijo...

Tatty, si es que para todo cada persona es un mundo, a mí parece que me tiran para atrás.

Icíar, uy sí, a mí me hacen una gracia las cubiertas de novelitas rosas... tampoco son de mi estilo, no. Gracias, guapa, besos.

Es verdad Isi, "Saber perder" también me llama, además de vuestras buenas opiniones...

Carmina, bueno, yo he divagado brevemente sobre los títulos pero hay veces que libros con títulos normaluchos nos encantan y otras veces justo lo contrario así que...

Jorge, pues no había escuchado ni al autor ni el título que mencionas pero también me atrae, sí. Y por supuesto que me he enamorado de un título sin saber de lo que iba el libro. Ahí veo una buena estrategia de la editorial. Abrazos.

Lillu, pues también pasa con los libros. A veces cambian títulos y aunque siempre suele ser para bien, porque en nuestra lengua no suena bien, pero otras... Yo creo que estoy en fifty-fifty entre títulos y cubiertas. Besos.

Hombre, "Nunca fuimos a Katmandú" es otro titulón jajaja y después de leer el libro es cuando te gusta más, también muy bien pensado por la autora :)

Shorby dijo...

Siempre me fijo en la portada, de entrada.
Después el título, independientemente de que sea largo o corto, tiene que llamarme la atención. De hecho algunas veces ni ojeo la sinopsis si quiera, me lo llevo por corazonada y fuera (y así pasa jajaj).

Hay con determinados escritores, si me ha gustado algo suyo que haya leído, que aunque la portada no me llame, sí ojeo el libro.
Con mis escritores "favoritos", me llame o no me llame la portada o título, me hago con él jejej

Besotes

Vero dijo...

Shorby, yo muchas veces no ojeo la sinopsis. Es que casi siempre me dejo llevar por comentarios en blogs, reseñas, etc, además de que me tiene que llamar el libro.
Con los escritores favoritos es otro cantar jeje

Teresa dijo...

Al igual que tú suelo preferir títulos cortos, porque los que son demasiado largos, entre otras cosas, son difíciles de recordar. Por ejemplo, cada vez que quiero recomendar "El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas" de Murakami tengo que hacer un verdadero esfuerzo! Entre títulos interesantes yo apunto "El guardián entre el centeno". Me encantó el porqué del título de la novela.
Besos!!

Bookworm dijo...

A mí los títulos me atraen mucho, aunque no tengo preferencia porque sean cortos o largos. Ambos pueden resultar interesantes. Ahora mismo estoy intrigada con uno juvenil que se titula "La niña que recorrió Tierra Fantástica en un barco hecho por ella misma". No me digas que no es un título atrayente ¡je,je!

Lady Boheme dijo...

He llegado a elegir libros única y exclusivamente por el título, con eso te lo digo todo. A veces acierto, otras un fracaso absoluto.

Recuerdo especialmente La ladrona de libros, que me enamoró el título y luego me enamoró el contenido del libro.

En general no tengo preferencia por títulos largos o cortos, cuando me llaman la atención, me llaman y ya está. Los raros y eso, me suelen atraer.

¡Besines!

Kristineta! dijo...

Yo no me fijo si son cortos o largos, sinó que me llamen la atención, y luego pues que me guste la portada. Ahora mismo me estoy leyendo "Prométeme que serás libre". No me digas que no es un titulo atrayente!! Besos!

Vero dijo...

Teresa, yo nunca me acuerdo de ese título que comentas jajajaja. Qué fallo olvidarme del de Salinger, magnífico todo.

Booki, a mí me repelen los títulos como el que dices jajajajajaja sorry. No sé por qué, son fijaciones tontas de una :P Besos.

Ay, Lady, me tengo que leer "La ladrona de libros", gracias por recordármelo.

Kristineta, ese título me ha gustado, no está mal :) Cómo somos jeje

Carol dijo...

Terribles me parecen algunas traducciones, por eso en el blog siempre pongo el título original que hay veces que no tiene absolutamente nada que ver. coincido contigo en lo de los nombres sugerentes, aunque el hecho de que sean largos no me tira para atrás, si es verdad que me gustan los títulos cortos o de una sola palabra, más evocadores aún. Bsos

Vero dijo...

Sí, parece que los títulos largos prometan mucho, no sé, a lo mejor son tonterías mías :p
Es verdad, no me había fijado que pones el título original, bien por ti!! besos.

Itami dijo...

Hola Vero, esto no tiene nada que ver pero no sé donde ponerlo jejeje
He visto que tienes la estantería de anobii y que ya no estás en entre lectores, me gustaría saber de las redes sociales literarias con cual te quedas. Gracias ^^

Vero dijo...

Hola Itami, bienvenida!
Pues me borré de entrelectores porque me daba mogollón de fallos y no vi lógico tener dos listas de libros y actualizar en los dos; así que me quedé con anobii, que es más universal :) De nada!

Susana Hernández dijo...

Hace tan sólo unos días hicimos un concurso de títulos curiosos en mi programa de radio y ganó uno titulado Dios es una dama con moño, ytanto me llamó la atención este titulo que ya está en mi estantería :D

Un abrazo!

Vero dijo...

Susana, qué curioso el título. Es que cuando nos entra un título o libro por los ojos, no tenemos remedio. Besos.

Jesús dijo...

También yo tenía intención de dedicarle una entrada a los títulos, es un asunto que me interesa, titular es todo un arte. El hombre que fue jueves me encanta. Otros: Final del juego de Cortázar, Las venas abiertas de América Latina de Eduardo Galeano, Tu rostro mañana de Marías, Experimentos con la verdad de Auster... Los largos no me suelen gustar, pongo como ejemplos dos de Impedimenta: Sábado por la noche y domingo por la mañana y, por otro lado, El joven vendedor y el estilo de vida fluido. En cambio, sí me gusta Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Un saludo.

Vero dijo...

Grandes títulos, sin duda atraen. Me gusta mucho el de Murakami, también es bueno "Kafka en la orilla". Es que muchas veces nos guiamos por la cubierta pero el título también importa. Besos.

hel·lènic dijo...

No hace mucho saltó de mi subsconciente, como un resorte mal lubricado, a la zona consciente un título: La soledad del corredor de fondo. En un principio no supe si se trataba de una película o un libro, o de una frase que había visto en algún lugar sin prestarle demasiada importancia.
Gracias al amigo Google, se que se trata de un libro escrito por Allan Sillitoe.
Me pregunto a razón de que causa me vino ese título a la cabeza. Creo que necesito un pequeño ajuste cerebral.
Un saludo.

Vero dijo...

Eso pasa muchas veces, que por arte de magia nos viene a la cabeza algún título. No sé, supongo que lo habremos visto en la red, pero ahí se queda en el subconsciente.
Tengo que decirte que el título me sonaba pero por una película, que acabo de buscar y es el año 1962: http://www.filmaffinity.com/es/film149736.html
Pinta bien :)