lunes, 9 de abril de 2012

De qué hablamos cuando hablamos de amor- Raymond Carver

He aquí uno de los libros que más ganas tenía de leer; uno de mis 50 libros que tengo que leer antes de morir. Buen título el del relato y libro de Carver. Antes de enfrentarme a él sabía algunas cosas sobre el autor: que fue uno de los representantes del realismo sucio, que cuando murió a finales de los 80 era un autor muy reconocido y después supe que su editor le había tocado mucha parte de su obra. Tengo que decir que decidí leerlo ya porque mi novio se lo empezó y "no le dijo nada"; por curiosidad, me senté en una tarde y me lo acabé. 
Ahora que lo he leído -y reposado- comprendo el gran éxito que tuvo y también la polémica que hubo con el tema de Lish, el editor. Parece que vas leyendo relatos sobre una pareja, una situación cotidiana... pero boom, boom... sus palabras van haciéndote mella, van golpeándote. Su estilo quedó impregnado del de Lish porque se dice que éste suprimía palabras a porrillo, creando unos relatos mínimos, que para mi gusto a veces quedan cojos y necesitarían de más adjetivos, adverbios... e incluso modificaba el final de sus historias haciendo que quedaran con un final más abierto. Las historias son sobre amor, sí, pero no os imaginéis un relato sobre lo enamorada que está esa pareja, o lo que quiere la hija al padre, no. Se habla de qué entendemos cada uno por amor; de lo subjetivo que es.
Y aunque una de las características principales de este libro sea la brevedad de los relatos, la otra fundamental es la dureza, comprensión o compasión que llegas a sentir por los personajes y las situaciones que se les plantean en tan breve tiempo. No sé más puedo decir del librillo en cuestión, creo que a Carver hay que enfrentarse y ver si te va o no. Me han gustado los sentimientos que  afloran al leerlo, sin embargo siento rabia porque alguien profanara algo tan privado como sus escritos; aunque ésto le sirviera para ser célebre.
Algunos relatos me han gustado más que otros, evidentemente, pero destacaría los que más me han abrumado: Bolsas, El baño (brutal, te deja helado), Diles a las mujeres que nos vamos, Una conversación seria y De qué hablamos cuando hablamos de amor (que resume muy bien la temática del libro).
Nota: 7
Lo mejor: Cómo plasma la realidad y su crudeza sin que te des cuenta. Parece que no diga nada hasta que acabas el relato, piensas, comprendes y te da un vuelco el corazón.
Lo peor: Algunos relatos son realmente tan escuetos que percibes el tijeretazo de Lish. A mí personalmente me irrita. Tampoco quería dejar pasar por alto que hay algunos términos que me parecían mal traducidos, pero es que es Zulaika, así que dudo de mi criterio. Y evidentemente no estaba mal traducido, sorry, aunque yo lo hubiera hecho de otra forma; es lo bueno de las traducciones, el debate que puede llegar a suscitar. Zulaika es un sol.

26 aportaciones valiosas:

Isi dijo...

Conocía el título por el de Murakami, pero nada más: ni siquiera sabía que era de relatos, cosa que me echa un poquito para atrás.
No sé si lo llegaré a leer, pero bueno, por lo menos has hecho que me fije :)

Vero dijo...

Isi, ya sabía que a ti no te iba a llamar si era de relatos jeje ya nos vamos conociendo.
Lo que yo no sabía era que el de Murakami tenía ese título por este. Besos,

Isi dijo...

Me suena algo de que al final pone que el título es un homenaje a este título, aunque no estoy segura al 100%.
Ayy es que los relatos... no, no, no me acaban por gustar por mucho interés que tenga en el libro.

Didac Valmon dijo...

no lo había escuchado nunca y tu lectura no me lo invita...no sé, quiza si un dia cae en mis manos, no le dire que no...pero asi, por lo que dices y esas mutilaciones habidas no me hace.
Besos

Icíar dijo...

A mí me pillas por sorpresa. No conocía al escritor, ni mu ho menos a Lish "manostijeras". Tal y como lo cuentas ya se hace difícil de imaginar cómo debió ser el teexto original, supongo que la idea se mantiene, o casi, pero esos tijeretazos ... No sé bien podrían haber puesto como autores los dos, porque eso parece que es el libro.
En fin, quedo informada, de esta "rara avis". :D

Vero dijo...

Isi, pues puede ser, porque son títulos tan similares!!

Diego, ¿a qué da rabia el tijeretazo a los textos? Arggg yo mordería, pero al pobre Carver, que era alcohólico total, ya le iba bien...

Icíar sí que se mantiene la idea, y sobre todo los personajes, pero que te cambien el final de un relato? Que se coman tantísimas palabras? Se supo mucho más tarde que manipulaba los textos, eh? Besicos.

Atram14 dijo...

Pues lo tengo en mi estantería desde hace unos mese ya. No conozco al autor más que de oidas, y no he leído nada suyo. Pero sabía que era conocido cuando lo compré en una librería de segunda mano, y me llamó la atención porque hacía poco había visto por ahí el de Murakami, de qué hablo cuando hablo de correr.
Me ha gustado lo que me cuentas, aunque me tira para atrás lo de los tijeretazos, vaa cabronada. Pero caerá, a ver si este año...

Vero dijo...

Atram14, a mí también me parece fatal lo de los tijeretazos pero también pienso: a lo mejor es lo que hizo que Carver se hiciera famoso... no sé, espero que te gusten los relatos, me fijaré si lo reseñas. Besos.

Lady Boheme dijo...

Es un autor al que aún no me he enfrentado, pero con el que quiero tener más de un encuentro (por si el primero no es satisfactorio, no dejarlo ahí).

Muy curioso (y terrible) lo del editor, qué manera de mancillar el trabajo de Carver...

¡Besines!

Shorby dijo...

Pues como no soy muy fan de los relatos, lo voy a dejar pasar =)

Besotes

Vero dijo...

LadyBoheme, es curioso, sí. Yo al menos no me había leído nada de él y tras reposar la lectura quiero cogerme algún otro libro de relatos; esta vez si puede ser que no estén mancillados por el editor.

Shorby, pasemos a otra cosa jeje Besos

Lola Mariné dijo...

Es uno de los autores incluidos en el nuevo Taller de Relatos que empezamos precisamente hoy.
Me encanta!
BEsos, guapa!

Vero dijo...

Anda, Lola, qué bien!!! Entonces seguro que te gusta, no? O si no, espero que disfrutes de sus relatos, besos.

Kristineta! dijo...

No soy muy amiga de los relatos así que voy a dejarlo pasar... Besos!

Vero dijo...

Kristineta, jo, qué pena que no os gusten los relatos, a mí es un género que me gusta mucho. Besos.

Ismael Cruceta dijo...

Apuntado queda!! por cierto, veo que lees Tokio Blues, que será mi próxima lectura, así que ya compartiremos impresiones!! besoteeees!!

Carol dijo...

¡Hola guapa! Tienes un regalito en mi blog ;)

Espero que Tokio Blues te esté gustando, a mi me encantó ^^

¡Besazos!

Katrina Van Dassos dijo...

Así que crudeza....
me lo apunto.
;)

Vero dijo...

Ismael, bua, lo tengo ahí apartado pero me queda muy poquito y me está gustando. A ver si lo acabo pronto. Besos.

Carol, sí que me está gustando, a ver si me lo acabo ya, entre semana me es imposible leer, uf. Besos.

Katrina, ojalá lo leas y te guste!!! Besos.

Carol dijo...

Me has despertado la curiosidad, no sé si a mí me gustará o no, pero lo que tengo claro es que quiero probar a este autor, qué curioso lo del editor ¿no? Bsos

Vero dijo...

Ay, qué bien Carol :) Pues espero tu opinión. Besitos.

Jesús dijo...

Me alegro de que te haya gustado Carver. Es una pena que sólo tenga cinco libros de relatos, a mí me falta "Tres rosas amarillas". Para más información sobre la polémica de los tijeretazos de Lish te invito a que le eches un vistazo a la entrada que le dediqué. Es curioso, pero "El baño" aparece en otro libro de Carver, "Catedral", con otra extensión y otro título diferentes, "Parece una tontería". En un trabajo de clase probé a comparar las diferencias, estuvo interesante. Ahora ya se conocen las versiones originales de Carver, ya que Anagrama publicó hace poco el libro "Principiantes", que era el título que había pensado Carver. Te animo a seguir con el autor. Saludos.

Vero dijo...

Sí, sabía de la publicación de "Principiantes", de hecho casi fue mi primer libro de Carver, pero me incliné por este que he reseñado. La verdad que ahora tengo ganas de ver las diferencias, y comparar, como hiciste tú, así que no descarto comprarlo.
Saludos.

Anónimo dijo...

me gustaría leer de qué hablamos cuando hablamos de amor; soy cubano, mi nombre es heriberto machado y mi correo es machadogaliana@gmail.com; si me lo pudieran mandar en formato electrónico estaría muy agradecido.

Londres dijo...

Creo que este va a ser el comentario más inculto que alguien pueda escribir, pero yo supe de la existencia de este libro debido a una película llamada Stuck in Love, que trata de una familia de escritores que se ha ido fracturando con el paso de los años, una familia fragmentada pues, distanciada tanto literalmente hablando como también metafórica. Y bueno, la frase que me atrapó es:
"Podía escuchar mi corazón latiendo. Podía escuchar el corazón de todos. Podía escuchar el sonido humano que hacíamos ahí sentados. Ninguno se movió. Ni siquiera cuando el cuarto oscureció."
Solo quería pasar a decir que es raro encontrar una reseña de este autor, porque ciertamente no he escuchado o leído que algún adolescente haya leído este libro y opinado sobre él. Y bueno, solo espero ser de las pocas personas en la blogosfera que hablarán acerca de esta historia, cuando pueda hacerme con el libro.

Vero dijo...

Londres, hazte con el libro porque tiene una cadencia y una profundidad bestiales. Cuando lo leas vuelves y me cuentas. Y de comentario inculto, nada.
Saludos!