domingo, 24 de abril de 2011

La conjura de los necios- John Kennedy Toole


Me he tomado con calma la lectura de este libro por dos razones: ya sabéis que lo escogí para el monográfico de "Humor" pero lo que me encontré al empezarlo no eran situaciones desternillantes ni risas a mansalva, leía cosas con gracia pero lo que más me impresionaba era la amargura, drama y reflexiones que me producían. Y segundo porque en momentos me ha resultado pesado. Es un libro que tenía ganas de leer hace tiempo pero lo que no sabía es que tenía una idea tan equivocada de éste. Mi novio ya lo había leído y creo que después de todo coincidimos bastante en nuestra valoración final.
La historia del autor es terrible ya que se suicidó con 31 años al no ser capaz de conseguir que publicaran su novela. Y es que los editores no veían gran cosa en la novela y supongo que también porque era muy crítica. A pesar de su muerte, su madre luchó mucho porque su obra fuera publicada y finalmente lo consiguió con tanto éxito que le dieron el Pulitzer de forma póstuma. He leído que muchos críticos asemejan al personaje, Ignatius, con el autor de verdad y su vida.
Lo que destaca del libro es la creación del personaje principal Ignatius Reilly, que es una persona inaguantable, quisquillosa, incomprendida, desquiciante... pero que está muy bien construido y que puede llegar a ser uno de esos personajes de los que no te olvidas por lo que te llega a chocar. Este hombre es un vago redomado y cuando tiene que buscar trabajo para poder pagar una deuda empezamos a ver las excentricidades que tiene jaja Me dejaba en estado de shock. Además escribe sus ideas en sus cuadernos, sueña con un mundo en el que se deje llevar por su moral y critica y se burla de la sociedad de aquellos tiempos de forma descarada.
La idea del libro está bien, he sonreído algunas veces por las situaciones tan raras que le suceden, el personaje lo recordaré toda mi vida, pero no he encontrado un libro que me encante. Parece de humor pero el fondo es tan triste y tan machacante que no te deja muy feliz que se diga. Ah, otra cosa que no me ha gustado (aunque no tengo otra propuesta mejor) y es que a los negros de Nueva Orleans les pusieran acento andaluz cuando hablaban... no sé qué decisión hubiera tomado yo como traductora, pero esta no me gusta mucho.
Nota: 6'5
Lo mejor: El personaje y algunos momentos, tanto los extravagantes como los que invitan a la reflexión.
Lo peor: El libro al final no me ha entusiasmado mucho como obra, demasiados momentos pesados y que no me decían nada.

27 aportaciones valiosas:

LAKY dijo...

Lo tengo apuntado desde hace tiempo porque mucha gente lo recomienda pero es que hay algo que no me acaba de convencer. Veo que a ti tampoco te ha convencido

Vero dijo...

Mmm pues no, Laky. No diría que es malo, porque tiene muchos puntos interesantes, es ácido y tal, pero no me ha fascinado, no. Saludos!

César dijo...

Es otro de los libros que tengo muchas ganas de leer pero que siempre dejo apra otro momento.
No sabía nada de la historia del autor, y me ha dejado impactado!
Saludos

Vero dijo...

César, yo estuve "investigando" un poco antes de leer el libro y aluciné. Él sabía que había hecho un buen libro y lo defendió a muerte; nunca mejor dicho.

Carmen dijo...

La triste historia de su autor la conocía pero el libro no lo he leído todavía. Creo que me animaré con él... Pero lo del acento andaluz es impresentable!!
Besos,

Vero dijo...

Carmen, yo no creo que la intención de los traductores fuese mala, supongo que creerían que era el mejor recurso. A mí lo que me pasa al leer a un negro de Nueva Orleans hablando así es que me distancia del libro, no me pega. Besos

Carmen dijo...

Claro que te distancia, Vero. Existen, desde luego, otros recursos lingüísticos...
Besos,

Vero dijo...

Exacto, si no lo hubiera tenido ya en castellano hubiera preferido leerlo en la lengua original, que eso no hubiera pasado.

sonia dijo...

a mi me pasa un poco como a Laky, lo tengo apuntado porque me lo habían recomendado pero....no me he decidido!
un beso

Goizeder Lamariano Martín dijo...

Siento que no te haya gustado tanto como esperabas, muchas veces las ideas y expectativas que nos hacemos de un libro nos perjudican más de lo que nos benefician. A mí me gustó mucho este libro, tanto sus momentos de humor como los tristes y duros. Por eso este verano leí el otro libro del autor, La Biblia de neón, totalmente diferente pero que también me encantó. Muchos besos.

Vero dijo...

Sonia, también era mi eterno pendiente, hacia muchos años que estaba en mi estantería! Pasa lo de siempre jeje

Goizeder, me alegro que lo disfrutases más que yo. Ya he leído que ese otro libro es bueno, ya me pensaré si leerlo! Besos a las 2.

julio e. dijo...

hola vero: te cuento que yo soy de los defensores de este libro, al cual poca ayuda le hacen cuando lo catalogan como "de humor".es cierto si que Ignatius es un personaje complejo que por momentos tiene situaciones tan fuera de nuestra vida cotidiana que termina sacándonos una sonrisa. es definitivamente un tipo terrible para el cual hay que tener un amplio sentido del humor para entrar en su sintonia, lo que no quiere decir que nos vamos a morir de risa con el. pone en juego nuestra visión de lo bueno y malo a partir de su discurso desmesurado y ridículo, pero como bien lo captaste tiene el sello de la soledad y desesperación, lo recomiendo una y otra vez incluso tengo una entrada en el blog sobre el. la biblia de neón, yo lo catalogaría como un libro triste, que tiene la virtud de armar un mundo a través de los ojos de su protagonista, bueno pero un obra menor frente al primero.
y las traducciones...ay las traducciones. no merecen mas que resignación. perdón lo extenso , un abrazo

Lillu dijo...

Pues es uno de mis inacabados recientes. Me lo prestaron hace un par de años vendiéndomelo como buenísimo, desternillante, ingenioso... más o menos lo mismo que a ti. Y sufrí casi cada página hasta que decidí dejarlo XDD Quizás lo retome para poder decir que lo he leído y no me gusta, jajaja, porque dudo que su lectura completa cambie mi punto de vista.

saluditos

Vero dijo...

Julio, te he leído con mucha atención, tienes mucha razón en tus palabras. Me encanta que uno defienda lo que le gusta. Sin duda al catalogarlo como de humor te esperas otra cosa pero es un libro triste. Gracias por comentar :)

Lillu, si te soy sincera yo también pensé en dejarlo y de hecho lo aparqué una semana porque estaba en tramo del libro casi "anodino" pero decidí acabarlo y no me arrepiento. No es que haya cambiado mi visión del libro pero bueno... Besines.

Isi dijo...

MIra que es un clásico y demás, pero la verdad es que nunca me ha llamado la atención este libro. De momento no lo leeré y, si lo hago, ya voy avisada de que risas-risas no voy a encontrar...

Carol dijo...

Coincido en que es un libro extraño y que lleva a error a mucha gente, hay cosas con las que te partes, pero es verdad, que lo importante del libro es el poso que deja, y ese sentimiento de amargura. Lo leí hace muchos años y recuerdo que me gustó bastante, sin embargo no es un libro que me atreva a recomendar, es un poco peculiar. Un besazo

Wayaiu dijo...

Es una de esas lecturas que tengo pendientes. Lo empecé un día y no me enganchó nada. Hace tiempo que tomé la decisión de que hay mucho que leer y poco tiempo, y si algo no me gusta lo dejo y a otra cosa, mariposa. Pero a unos cuantos los pongo en una especie de cuarentena, por si en otra ocasión me entran mejor. ^_^

Vero dijo...

Exacto Isi, te puede hacer gracia alguna cosa por lo esperpéntica que resulta pero es un libro que te ha reflexionar más que reír.

Carol, yo nunca hubiera imaginado que fuese así y de hecho no lo recomendaría porque no sé a quién le podría gustar seguro. Besos.

Way, a mí me enganchó por momentos pero nunca mucho. Yo también voy a hacer lo mismo porque acabo todos jaja por pesada! Y tampoco es eso! Besitos.

La hierba roja dijo...

¿Por qué lo habías calificado como de "humor"? ¿Alguien te lo dijo así?

Es normal que te hayas sorprendido con lo que te has encontrado, porque no tiene nada que ver con el humor, sino más bien con la desesperanza...

El personaje de Ignatius es uno de los mejores con los que me he encontrado. Lo leí hace mucho y aún hoy soy capaz de olerle.

Saludos.

Vero dijo...

Sí lahierbaroja, varias veces lo había visto etiquetado como de humor y es lo que dices, no tiene nada que ver. Ignatius es inolvidable, es lo que me llevo del libro. Besos.

Bookworm dijo...

Me cachis en la mar! Llego tarde. Ya lo tengo comprado hace tiempo (menos mal que en bolsillo). Ains! A ver si yo soy de las que lo acaban defendiendo, pero no se yo. Ese asunto de los acentos me suele molestar bastante. En fin, si en algún momento me decido ya te contaré.
Un beso

Vero dijo...

Booki, qué tal las vacaciones? Pues no sé, me espero cualquier opinión pero por lo que veo o encanta o te deja un poco decepcionado. Besotes.

Icíar dijo...

Me hago una idea con tu reseña. Creo recordar que empecé a leerlo hace muchos años, creo que era éste. Lo dejé, porque algo me impediría engancharme en aquel momento, pues no lo recuerdo mal, pero tampoco tan bien.
Ahora entre esos recuerdos (creo que en una escena hay un perro que ataca) y tu reseña, parece un poco Torrente, jeje.
Otro abrazo

Vero dijo...

Icíar, a mí me ha parecido un poco Torrente en la apariencia pero es mucho más profundo, donde vamos a parar jajaja Y otro beso para ti.

Luisa dijo...

No me llama la atención este libro, así que de momento será de los que deje pasar. Pero me ha impresionado la historia de su autor.
Un beso.

Vero dijo...

Bueno, para más adelante... yo es que tenía mucha curiosidad porque todo el mundo hablaba de éste personaje, y no veas!! Besos.

Carlos dijo...

El mejor libro que he leído escrito en el siglo XX, pero no se que pasa que a las mujeres a las que se lo he prestado no termina de convencerlas, en cuanto a los tíos les parece una obra maestra como a mí.