viernes, 20 de enero de 2012

In My Mailbox #15


Los Reyes no vinieron super cargados este año, pero ya os digo, no me puedo quejar viendo los demás regalos y pensando en la cantidad de libros por leer que tengo en la estantería; estaría muy feo por mi parte. Sin embargo os enseño los últimos (poquitos) que se han incorporado a mi librería:

-The basketball diaries de Jim Carroll: Qué curioso que en una entrevista de trabajo te haga el entrevistador una recomendación... La entrevista se convirtió en una charla cordial sobre literatura y acabé apuntándome este título ya que recordaba que la película con Leo DiCaprio me había gustado bastante (Diario de un rebelde, ¿os suena?). Bueno, ahí está y lo voy leyendo a ratos... sin pretensiones de leerlo veloz. 210 p. Penguin Books.

-The God of Small Things de Arundhati Roy: Me encantan los libros originales, pero es que las cubiertas aún me suelen gustar más en el original que en las ediciones traducidas. Libro que promete pañuelo y muchos sentimientos, muy aclamado y ganador del Booker Prize: deseando leerlo. 340 p. Fourth State.

-El mapa y el territorio de Michel Houellebecq: Espero haber escrito bien el apellido de este autor. Carol, guapa, ya ves que con tu reseña me cautivaste y necesité comprarlo rápido jaja así que aproveché una oferta y aquí está. Va a ser mi primer libro del autor y espero que me guste tanto como para seguir con su obra. 378 p. Editorial Anagrama.

Por cierto, hoy es mi 27 cumpleaños, me hago super viejuna, madre mía, ¡que voy de cabeza a los 30! Hoy no creo que me regalen ningún libro, supongo que me regalarán cosas que me hagan más falta, así que publico hoy el post, que si no, se me irán acumulando.

jueves, 12 de enero de 2012

Crezco- Ben Brooks


Pues empiezo el año con buen pie... y no es por la lectura esta vez, es que tengo un trancazo encima que no se puede aguantar. Ya hace una semana que acabé esta lectura pero entre que he empezado a trabajar (y estoy agotada) y el resfriado, no he tenido ni tiempo de escribir cuatro líneas.

Tenía muchas ganas de leer Crezco y dejar de lado los monográficos que acabaron por darme dolores de cabeza en 2011, y ciertamente ha sido un "kit-kat" muy agradable. Jasper, un adolescente que vive en Inglaterra, vive su vida adolescente sin pensar muchas veces en el futuro. Él simplemente hace lo que le apetece en ese momento, y las consecuencias, si llegan, ya llegarán. Tiene todo tipo de vicios: drogas, sexo, alcohol... pero el que mejor "le sale" es el de escribir; el que nos regala a los lectores que leemos sus historietas, entretenidos. Puede que nos dé miedo pensar en que los adolescentes de hoy en día sean tan pasotas y no salgan de una borrachera y se metan en otra, pero yo pienso que no está bien ni generalizar ni alarmarse porque todos hemos sido jóvenes y sabemos qué pasa. Lo que me ha encantado es que Jasper puede hacerse desde unas rayas de mefedrona hasta ver una película de Harry Potter con su amiga Tenaya... y es que está creciendo. Uno no crece de un día a otro y Ben Brooks lo ha plasmado a la perfección: Jasper será un chico inteligente, que hace locuras y que tiene todavía un punto infantil, pero será un chico inteligente y seguro que sabrá qué escoger en su vida después del cóctel de hormonas que hace que actúe así.

Comparan al personaje con Holden Caulfield de El guardián entre el centeno pero pienso que Holden era tan único que no se puede comparar. Sí, es cierto, es un adolescente despierto, rebelde y que dice las cosas sin importarle qué pasará después, pero veo demasiado atrevido compararlo con el gran libro de Salinger. Si bien es cierto, es un libro que es entretenido, de mucha actualidad y que se lee muy fácilmente.

Nota: 6,5

Lo mejor: El personaje está muy bien creado, yo he visto a un chico joven que me podría cruzar por la calle hoy en día.

Lo peor: Coincido con un comentario que vi por la red; como reflejo de la sociedad es muy buen libro, pero literariamente creo que le falta un poco para llegar a ser, por ejemplo, como Salinger. A veces esa espontaneidad al escribir se me hacía demasiado simple.